Domingo, 28 Mayo 2017

Recursos para la misa del domingo

baner misa 

ASCENSIÓN DEL SEÑOR

«Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo»

 

AMBIENTACIÓN, BIENVENIDA, ACTO PENITENCIAL

 

Palabras iniciales

Este domingo estamos celebrando la Ascensión del Señor: con este acontecimiento Jesús culmina sus apariciones como Resucitado. Esta fiesta nos prepara a Pentecostés, la gran fiesta del Espíritu Santo prometido por Jesús en este día.

Con la Ascensión Jesús nos muestra nuestro destino y nuestra dignidad como hijos de Dios: vivir gloriosos junto al Padre. Nos indica también algunas actitudes para vivir durante este tiempo. La principal: la esperanza activa; no quedarnos mirando el Cielo, sino salir a trabajar por el Señor.

 

Acto penitencial

  •     Señor Jesús: Tú hiciste tu vida entre la gente y partiste a la gloria del Padre. Tú volverás, pues tu amor no tiene fin:
        R/ Señor, ten piedad de nosotros.
       
  • Cristo Jesús, tú vives todavía entre nosotros por medio de tu Espíritu que nos da fuerza y amor, pues tu amor no tiene fin:
        R/ Cristo, ten piedad de nosotros.
       
  • Señor Jesús, nosotros no te vemos, pero nos has dado hermanos en los que podemos verte, y una misión de verdad y de bondad entre ellos.
        R/ Señor, ten piedad de nosotros.

 

LITURGIA DE LA PALABRA.

Primera Lectura (Hch 1,1-11)
Al ascender a los cielos, Jesús confía su misión a los apóstoles. El Espíritu Santo les dará la fuerza para dar testimonio de Cristo, el Señor, ante todo el mundo.

Segunda Lectura (Ef 1,17-23)
 Pablo  escribe que Cristo es ahora el Señor glorioso que vive en la Iglesia. Ojalá sintamos en nosotros su Espíritu para experimentar a Dios en nuestras vidas y para que nosotros, su Iglesia, vivamos la vida de Cristo.

Evangelio (Mt 28, 16-20 )
 Jesús ha partido físicamente,  pero nos ha dejado una tarea: Llevar a todos el mensaje de la Buena Nueva de salvación. Él permanece con nosotros y nos acompaña en esta misión.

 

Los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús los había citado.
Al verlo, se postraron delante de el; sin embargo, algunos todavía dudaron.
Acercándose, Jesús les dijo: "Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra.
Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,
y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo"..

 

COMENTARIO Y REFLEXIÓN

En el relato evangélico que se proclama en esta solemnidad de la Ascensión del Señor (Mt 28,12-20) podemos  encontrar algunos detalles que se refieren a Jesús, a sus discípulos y también a nosotros mismos.
• En primer lugar, a Jesús se le ha dado autoridad plena sobre el cielo y sobre la tierra. Como sabemos, el demonio se había atribuido el poder y la posesión de todos los bienes de la tierra (Lc 4,6). Pero mentía. Sólo Jesús es el Señor del universo y de la historia.
 • Los discípulos habían sido llamados un día allá en la Galilea de los gentiles. Es cierto que allí habían dudado de Jesús, pero precisamente ahí terminan adorándolo. Y desde ahí son enviados a hacer discípulos a todos los pueblos de la tierra.  
• Y, por nuestra parte, nosotros agradecemos que el Señor haya pensado en nosotros y nos haya llamado a escuchar atentamente su evangelio, a recibir  gozosamente el bautismo y a insertarnos finalmente  en la realidad misma de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

EL GRAN MENSAJE

Muchas veces hemos meditado las últimas palabras de Jesús, tal como se recogen al final del Evangelio de Mateo: “Sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el final de este mundo”.  Ese es el gran mensaje que resuena en la fiesta de su Ascensión a la gloria de Dios.
• “Yo estaré siempre con ustedes”.  El evangelio de Mateo comenzaba aplicando a Jesús el nombre de Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”. Y termina precisamente recogiendo su promesa de estar siempre con nosotros. Aquel nombre era el resumen y la clave de su misión.
• “Todos los días”. Jesús había enseñado a sus discípulos a pedir a Dios el pan de cada día (Mt 6,11; Lc 11,3). Pero bien sabemos que Jesús es el verdadero pan del cielo. Él será un guía permanente para sus seguidores. Él será su pan en el desierto un día tras otro.
• “Hasta el final del mundo”.  Los discípulos soñaban un reino circunscrito a los límites de su pueblo. Pero ahora Jesús los envía a ensanchar los horizontes de la misión. Su palabra habrá de ser semilla de esperanza sembrada en todo el mundo.
- Señor Jesús, perdona tú nuestras dudas y acepta nuestra adoración humilde. Sabemos que no nos dejarás solos en esta misión que nos has confiado. Ayúdanos a hacer visible tu presencia en este mundo nuestro y en este tiempo nuestro y tuyo. Amén. Aleluya.

 

 ORACION DE LOS FIELES

  • Por nosotros, para que demos testimonio y anunciemos con fervor la Buena Noticia a todos los hombres, y la venida de su Espíritu. Oremos.
  • Que el Señor resucitado y ascendido al Cielo nos regale un espíritu lleno de esperanza, para que también nosotros seamos portadores de esperanza para el mundo. Oremos.
  • Por los grupos juveniles de nuestra comunidad, para que la alegría del encuentro entre ellos y la amistad con Jesús sean un testimonio contagioso para otros jóvenes. Oremos.
  • Por las personas violentas y agresivas, y por las víctimas de la violencia, para que encuentren el camino de la conversión, la reconciliación y el consuelo. Oremos.

 

 CANTO DE COMUNIÓN

 

 

Salesianos en Uruguay

Salesianos en Uruguay

Recursos para la misa

celebrar misa

La fe cristiana

La fe cristiana